Un estudio revela la forma más fácil para que cualquiera se sienta diez años más joven

¿Alguna vez has notado cómo un automóvil clásico en buen estado puede llamar la atención y exudar un encanto atemporal? Su edad se ha vuelto subjetiva. Al igual que un automóvil antiguo que ha sido cuidado meticulosamente, sentirse joven no es simplemente una noción superficial: está intrínsecamente relacionado con beneficios tangibles para la salud .

La edad subjetiva, el indicador interno que mide la edad que percibimos de nosotros mismos, trasciende el ámbito de la simple autopercepción.

Al igual que el rendimiento y la longevidad de un automóvil clásico están vinculados a su mantenimiento, las investigaciones han revelado que las personas que se sienten más jóvenes que su edad cronológica tienden a disfrutar de una esperanza de vida más larga, un bienestar físico y mental superior y una serie de atributos psicológicos positivos.

Estos hallazgos han llevado a los expertos a proponer la integración de la edad subjetiva como un indicador biofísico del envejecimiento, sirviendo como un componente vital de las evaluaciones integrales de salud.

Conexión entre la edad del sueño

Investigadores de la Universidad de Estocolmo han descubierto que el sueño afecta la edad que uno siente. El estudio, publicado en la revista científica Proceedings of the Royal Society B, revela que sentir sueño puede hacerte sentir diez años mayor.

Leonie Balter, investigadora del Departamento de Psicología de la Universidad de Estocolmo, explica: “Dado que el sueño es esencial para la función cerebral y el bienestar general, decidimos probar si el sueño guarda algún secreto para preservar una sensación juvenil de edad”.

El poder de una buena noche de sueño

En el primer estudio, se preguntó a 429 personas de entre 18 y 70 años qué edad sentían, cuántos días del último mes no habían dormido lo suficiente y cuánto sueño tenían.

Los resultados mostraron que por cada noche con sueño insuficiente durante el último mes, los participantes se sentían en promedio 0,23 años mayores.

Para investigar más a fondo la relación causal entre el sueño y la edad subjetiva, los investigadores realizaron un segundo estudio en el que participaron 186 participantes de entre 18 y 46 años.

Los participantes restringieron su sueño durante dos noches, con solo cuatro horas en la cama cada noche, y otra vez durmieron lo suficiente durante dos noches, con nueve horas en la cama cada noche.

Los hallazgos fueron sorprendentes. Después de la restricción del sueño, los participantes se sintieron en promedio 4,4 años mayores en comparación con cuando habían dormido lo suficiente.

Mantenerse joven de corazón protegiendo el sueño

Los efectos del sueño sobre la edad subjetiva parecían estar relacionados con el sueño que sentían. Sentirse extremadamente alerta se relacionó con sentirse 4 años más joven que la edad real, mientras que la somnolencia extrema se relacionó con sentirse 6 años mayor que la edad real.

“Esto significa que pasar de estar alerta a tener sueño añadió unos sorprendentes 10 años a la edad que uno sentía”, dice Leonie Balter.

Estudios anteriores han demostrado que sentirse más joven que la edad real se asocia con vidas más largas y saludables. Incluso existe apoyo a la edad subjetiva para predecir la edad cerebral real, ya que aquellos que se sienten más jóvenes tienen cerebros más jóvenes.

Las implicaciones de este estudio son claras. “Proteger nuestro sueño es crucial para mantener una sensación de juventud. Esto, a su vez, puede promover un estilo de vida más activo y fomentar comportamientos que promuevan la salud, ya que sentirse joven y alerta es importante para nuestra motivación para estar activos”, afirma Leonie Balter.

Descubriendo los secretos de la edad durmiendo

En un mundo donde buscamos constantemente la fuente de la juventud, resulta que el secreto para volver a sentirnos jóvenes puede ser tan simple como dormir bien por la noche.

Al priorizar nuestro sueño y asegurarnos de descansar lo suficiente cada noche, no solo podemos sentirnos más alerta y con más energía, sino también mantener una sensación juvenil de edad.

Entonces, la próxima vez que añores la vitalidad de tu juventud, recuerda que la clave para desbloquear ese sentimiento podría ser solo unas horas más de sueño.

Más sobre la edad subjetiva

Como se mencionó anteriormente, la edad subjetiva se refiere a la edad que siente un individuo, independientemente de su edad cronológica. Es una percepción personal que puede verse influenciada por diversos factores, como la salud física, el bienestar mental y las experiencias de vida.

Las personas a menudo informan que se sienten más jóvenes o mayores que su edad real, y esta edad subjetiva puede tener implicaciones significativas para su salud general y su calidad de vida.

Beneficios de sentirse más joven

Numerosos estudios han demostrado que sentirse más joven que la edad cronológica se asocia con una variedad de resultados positivos.

Las personas que se sienten más jóvenes tienden a tener una mejor salud física y mental, mayores niveles de satisfacción con la vida y una perspectiva más positiva de la vida.

También es más probable que adopten conductas saludables, como hacer ejercicio regularmente y mantener una dieta equilibrada.

Impacto de la edad subjetiva en la longevidad.

Las investigaciones sugieren que la edad subjetiva puede incluso predecir la longevidad. Un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association encontró que las personas que se sentían más jóvenes que su edad real tenían un menor riesgo de mortalidad en comparación con aquellos que se sentían mayores.

Este hallazgo resalta la importancia potencial de la edad subjetiva como marcador biofísico del envejecimiento y su relevancia en las evaluaciones de salud.

Factores que influyen en la edad subjetiva.

Varios factores pueden influir en la edad subjetiva de un individuo, entre ellos:

  • Salud física: las enfermedades crónicas, las discapacidades y el mal funcionamiento físico pueden hacer que las personas se sientan mayores que su edad cronológica.
  • Salud mental: la depresión, la ansiedad y el estrés pueden contribuir a sentirse mayor, mientras que las emociones positivas y un sentido de propósito pueden ayudar a las personas a sentirse más jóvenes.
  • Conexiones sociales: un fuerte apoyo social y la participación en relaciones significativas pueden promover un sentido juvenil de la edad.
  • Experiencias de la vida: Los acontecimientos importantes de la vida, como la jubilación, la pérdida de un ser querido o convertirse en abuelo, pueden afectar la edad que siente una persona.

Aprovechar el poder del envejecimiento subjetivo

En resumen, la edad subjetiva es un concepto fascinante que ha atraído cada vez más atención tanto de investigadores como de profesionales de la salud.

Al comprender los factores que influyen en la edad subjetiva y sus posibles implicaciones para la salud y el bienestar, podemos desarrollar estrategias para promover una mentalidad más juvenil y mejorar la calidad de vida en general.

Es alentador que investigaciones recientes sobre el vínculo entre el sueño y la edad subjetiva sugieran que podemos tener más control sobre la edad que sentimos de lo que se pensaba anteriormente.

Comentarios

Otros Artículos

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

¡No hay eventos!

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit

Translate »