CEO de Blue Cross MN: ¿Por qué COVID-19 está transformando la atención basada en el valor?

COVID-19 está obligando a acelerar un cambio hacia modelos de atención ​​a pacientes basado en valores. Las luchas financieras de los hospitales al pausar los procedimientos electivos durante la pandemia resaltan las debilidades en un sistema basado en el volumen, dijo Craig Samitt, MD, CEO de Blue Cross and Blue Shield of Minnesota.

Un enfoque basado en el valor y atención al paciente posiciona a los proveedores de manera más efectiva para enfrentar tales cambios.

“Si hay un lado positivo en la crisis, es que ahora exploraremos un modelo basado en el valor que será bueno para los pacientes, para los proveedores y para la comunidad”, dijo Samitt.

Los grandes proveedores como los Hospitales o Clínicas especializadas han sufrido grandes pérdidas debido a la escasez de servicios electivos (operaciones y tratamientos ajenos a esta crisis) junto con el alto costo del tratamiento de pacientes con COVID-19. Los sistemas de salud y las prácticas médicas se han visto obligados a despedir o suspender a los trabajadores en grandes cantidades para mantenerse a flote. Ahora, los sistemas de salud están estudiando la posibilidad de volver a ofrecer procedimientos electivos, pero persisten las principales preocupaciones sobre la seguridad, tanto del personal como de los pacientes.

Samitt dijo que ve la pandemia y sus consecuencias, incluido el regreso a la normalidad en los volúmenes de pacientes, en cuatro etapas. En la primera, los proveedores (los Hospitales o Clínicas especializadas) suprimen los procedimientos electivos, lo que lleva a los pacientes a evitar también la atención de padecimientos agudos.

Esto se refleja en la información recientemente publicada de la aseguradora CIGMA, que confirmó una disminución significativa en los reclamos de atención para padecimientos de alto riesgo, como afecciones cardíacas.

En la segunda etapa, la industria aumenta con éxito su respuesta al COVID-19 y las demandas de atención crecen.  En esta transición, señaló, los estados se encuentran en diferentes puntos. Minnesota, por ejemplo, todavía está en las primeras etapas, mientras que otros estados vivieron la expansión del brote mucho antes.

En la tercera etapa, las oleadas de COVID-19 han disminuido, pero los pacientes aún dudan en buscar atención y pueden optar por suspender los servicios electivos.

“Habrá un período de tiempo en el que los pacientes seguirán siendo reticentes a buscar servicios que no sean imprescindibles”, dijo Samitt.

En la cuarta etapa, la industria finalmente comienza a ver un aumento notable en los procedimientos electivos, aunque todavía podría haber muchos pacientes que eligen esperar para este tipo de servicios.

Samitt dijo que estas etapas se explican como una serie de alzas y bajas en el volumen de procedimientos y que contar con una estrategia sólida basada en la población le permitirá al proveedor manejar esas oleadas de manera más efectiva.

“En un modelo basado en el valor, los recursos nos permiten mantenernos y permanecer estables frente a los aumentos y caídas en el volumen de procedimientos”, dijo.

Nota: Si lo que sucede en un estado como Minnesota se puede extrapolar a lo que está sucediendo en Baja california con el Turismo de Salud y Bienestar, estas fases se deben tomar como una ejemplo de lo sucederá cuando se permita que servicios de cirugías y tratamientos programados regresen a una normalidad relativa, se ocupará la unión del sector de salud privado y el diseño de una estrategia de comunicación en conjunto, de lo contrario el tiempo de recuperación puede prolongarse más allá de la fecha prevista.

Comentarios

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit