La trampa de la soledad: se dice que es tan mala como fumar. ¿Acortará entonces mi esperanza de vida?

Las personas solitarias tienen más probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, ansiedad, depresión, demencia… Si sumamos todo, tienen un 26% más de probabilidades de morir prematuramente. ¿Cómo evitar unirse a los millones de infelices?

La soledad generalizada en EE.UU. plantea riesgos para la salud comparables a fumar hasta 15 cigarrillos al día, y cuesta miles de millones de dólares anuales a la industria de salud, indicó el director de Salud Pública de EE.UU. al declarar una nueva epidemia de salud pública.

En torno a la mitad de los adultos estadounidenses dicen que han experimentado soledad, dijo el doctor Vivek Murthy en un reporte de 81 páginas de su oficina.

“Ahora sabemos que la soledad es un sentimiento común que experimenta mucha gente. Es como la sed o el hambre. Es una sensación que nos transmite el cuerpo cuando falta algo que necesitamos para sobrevivir”. “Millones de personas en EE.UU. sufren en la sombra, y eso no está bien. Por eso emití este aviso para retirar el velo sobre una lucha que experimenta demasiada gente”.

La declaración oficial pretende concienciar sobre la soledad pero no desbloqueará financiamiento federal ni programas dedicados a combatir el problema.

Los estudios demuestran que los estadounidenses, que en las últimas décadas han reducido su implicación con templos, organizaciones comunitarias e incluso sus propios familiares, han reportado de forma continuada un aumento en la sensación de soledad. Además, el número de hogares individuales se ha multiplicado por dos en los últimos 60 años.

Pero la crisis se agravó de forma drástica con la expansión del COVID-19, que obligó a cerrar escuelas y centros de trabajo y dejó a millones de personas en el país aisladas en su casa lejos de parientes y amigos.

La gente redujo sus grupos de amistades durante la pandemia del coronavirus y el tiempo que pasaba con esos amigos, indicó el reporte de salud pública. Los estadounidenses pasaban unos 20 minutos al día en persona con amigos en 2020, frente a los 60 minutos diarios de casi dos décadas antes.

La epidemia de soledad golpea con especial dureza a los jóvenes entre 15 y 24 años. Ese grupo reportó un descenso del 70% en el tiempo pasado con amigos en ese mismo periodo.

La soledad incrementa el riesgo de muerte prematura en casi un 30%, y el reporte señaló que las personas con relaciones sociales escasas también corrían más riesgo de apoplejía y enfermedad cardiaca. El aislamiento también eleva las probabilidades de que una persona sufra depresión, ansiedad y demencia.

El director de salud pública pidió a centros de trabajo, escuelas, empresas tecnológicas, organizaciones comunitarias, padres y otras personas que hicieran cambios que aumentaran las conexiones humanas en el país. Recomendó a la gente que se uniera a grupos comunitarios y dejara de lado sus celulares cuando estaba con amigos, a los empleadores que considerasen con cuidado sus políticas de teletrabajo y a las redes de salud que dieran formación a los médicos para reconocer los riesgos de salud derivados de la soledad.

La tecnología ha exacerbado con rapidez el problema de la soledad, y un estudio citado en el reporte determinó que las personas que utilizaban redes sociales dos horas o más al día tenían más del doble de posibilidades de reportar sentimientos de aislamiento social que las personas que dedicaban menos de 30 minutos diarios a esas plataformas.

Murthy dijo que las redes sociales en particular impulsaban el aumento de la soledad. Su reporte sugería que las firmas de tecnología desplegaran protecciones, especialmente para los menores, en torno a su comportamiento en redes sociales.

“No hay ningún sustituto para la interacción en persona”, dijo Murthy. “Según vamos utilizando la tecnología más y más para nuestra comunicación, perdemos en esa interacción en persona. ¿Cómo diseñamos tecnología que refuerce nuestras relaciones en lugar de debilitarlas?”.

Este desajuste puede arruinar vidas, especialmente a medida que envejecemos, la muerte se abre paso entre nuestros seres queridos y la jubilación o la enfermedad deshacen todos los lazos débiles que conlleva el viaje diario al trabajo o las compras semanales. Casi 4 millones de británicos padecen una soledad crónica, según el CEL, lo que significa que se sienten así “a menudo o siempre”. En 2022, Michael, un hombre de 58 años que había perdido a su madre un par de años antes, dijo a la Mental Health Foundation que su vida era “como estar en una isla desierta”. “Cuando tienes a alguien que realmente te entiende”, dijo, “que realmente te entiende de una manera más profunda que otras personas, cuando pierdes a esa persona es un gran vacío”.

“Las personas que a menudo o siempre se sienten solas”, señaló la fundación, “tienen un mayor riesgo de desarrollar ciertos problemas de salud mental, como ansiedad y depresión. Este tipo de soledad también se asocia con un aumento de los pensamientos suicidas”.

La soledad sigue una curva en forma de U, con un pico en la edad adulta joven, un punto mínimo en la mediana edad y luego otro aumento después de los 60.

No sorprende que una manifestación de miseria fomente otra. Pero la soledad es tan mala para nuestro cuerpo como para nuestra mente. El médico de EE.UU., el cirujano general Vivek Murthy, está tan preocupado que el año pasado emitió una advertencia urgente sobre la “epidemia” de soledad y aislamiento social. (No son exactamente lo mismo, aunque hay una gran superposición. El aislamiento social describe una falta objetiva de conexiones sociales, mientras que la soledad tiene que ver con la percepción. Puedes sentirte solo sin estar socialmente aislado y, si tienes suerte, viceversa. viceversa.)

Murthy no se anduvo con rodeos. “La soledad y el aislamiento social aumentan el riesgo de muerte prematura en un 26% y un 29% respectivamente”, escribió. “En términos más generales, la falta de conexión social puede aumentar el riesgo de muerte prematura tanto como fumar hasta 15 cigarrillos al día. Además, una conexión social deficiente o insuficiente se asocia con un mayor riesgo de enfermedad, incluido un 29 % más de riesgo de enfermedad cardíaca y un 32 % más de riesgo de accidente cerebrovascular. Además” – nos está mimando, Dr. Murthy – “se asocia con un mayor riesgo de ansiedad, depresión y demencia. Además, la falta de conexión social puede aumentar la susceptibilidad a virus y enfermedades respiratorias”.

La soledad puede afectar a cualquier edad: Joe Harrison, director de campaña de Marmalade Trust, la organización benéfica que organiza la actual Semana de Concientización sobre la Soledad, la describe como “un sentimiento natural que fluye y refluye a lo largo de nuestra vida”. Según investigadores de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern de EE.UU., sigue una especie de curva en forma de U, con un pico en la edad adulta joven, un punto mínimo en la mediana edad, luego otro aumento después de los 60 años, volviéndose particularmente pronunciado alrededor de los 80.

Hay algo particularmente brutal en la soledad que te golpea a los 70, 80 o 90 años, cuando hay tan poco tiempo para superarla. Parece tan definitivo. ¿Cómo entender la observación de Ruth Lowe de que “tres millones de personas mayores dicen que la televisión o la radio son su principal fuente de compañía”? Lowe es la jefa de servicios de soledad de Age UK y muchos de los factores de riesgo que cita parecen más difíciles que, por ejemplo, adaptarse a una nueva escuela o a un trabajo diferente.

“Cosas como el duelo, tener problemas de salud física y mental o la necesidad de cuidar a un ser querido significan que las personas mayores corren un gran riesgo de sentirse solas”, dice Lowe. “Y otros cambios en la vida, como perder cosas que muchos de nosotros damos por sentado –como tener buena vista y oído, o poder caminar hasta las tiendas– pueden llevar a que las personas pasen incontables horas solas sin nadie con quien hablar y terminando sintiéndome aislado e invisible”. Muchos de nosotros luchamos por admitir que nos sentimos solos. “Existe un estigma tremendo”, dice Mark Rowland de la Mental Health Foundation

Un plan para la soledad

Ocho sugerencias de la Mental Health Foundation:

Trate de mantenerse ocupado.

Esto podría implicar un pasatiempo como la jardinería, ir al gimnasio o incluso ordenar los armarios de la cocina, los rompecabezas o tejer. Pequeñas actividades pueden darte energía y sentimientos positivos. Es importante que estas cosas sean divertidas y satisfactorias; tenga cuidado de no trabajar demasiado o mirar programas de televisión simplemente como una distracción. Esto sólo retrasará o suprimirá sus sentimientos y, de hecho, podría empeorar su salud mental.

Es importante que los pasatiempos sean divertidos y gratificantes.

Estimula tu mente.

Esto podría incluir tomar cursos o escuchar podcasts sobre cualquier tema, desde comedia hasta fitness. Simplemente escuchar la voz de alguien que te gusta puede ayudarte a sentirte menos solo.

Ponte en movimiento

El ejercicio físico puede ayudar con la soledad. Puede ser tan simple como dar un paseo por el parque cuando te sientes un poco abrumado. Alternativamente, puedes escuchar música y bailar en tu sala de estar. (Sin embargo, tenga en cuenta a sus vecinos).

Trate de relacionarse con las personas que conoce.

Puede resultar difícil hablar con los demás cuando se siente solo. Sin embargo, puede resultar útil intentar conectarse con las personas que conoce a medida que avanza el día. Incluso mirar a alguien a los ojos y decirle “Hola” mientras camina puede hacer que se sienta mejor. Al compartir un saludo cortés, es posible que también lleves a otra persona.

Encuentre personas que lo “entiendan”

Es muy beneficioso encontrar personas que hayan pasado por experiencias similares a las suyas. Busque conexiones en grupos locales o en las redes sociales.

Pase tiempo con mascotas

Los animales no solo nos brindan amor y apoyo incondicional; también ayudan a estructurar nuestros días e incluso nos alientan a salir y conectarnos con los demás. También se ha demostrado que la interacción con las mascotas ayuda a reducir los niveles de estrés.

Intente utilizar las redes sociales de manera positiva.

Las redes sociales pueden ayudar a su salud mental (o dañarla). Intente encontrar comunidades digitales que compartan sus intereses y pasiones. Lo más importante es ser consciente de cómo se siente cuando utiliza las redes sociales y centrarse en los temas y actividades que mejor funcionen para usted.

Las terapias de conversación pueden ayudar.

La terapia de conversación puede ser difícil de conseguir, pero si puede encontrar un consejero o terapeuta, esto le brindará un espacio seguro para resolver sus sentimientos y pensamientos sin juzgar.

Comentarios

Otros Artículos

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

¡No hay eventos!

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit

Translate »