¿La inteligencia artificial puede resolver la crisis de cuidados?

Las soluciones de IA pueden detectar cambios en el comportamiento antes de que un problema empeore.

En la actualidad, más adultos mayores que nunca —más de 9 de cada 10— quieren permanecer en sus hogares siempre y cuando sus circunstancias financieras y de salud lo permitan.

Sin embargo, es inevitable que muchos adultos mayores tengan que enfrentar desafíos físicos, de movilidad o cognitivos a medida que envejecen, lo que ejerce presión sobre los familiares y otros seres queridos que pueden ser cuidadores. Hay una escasez de trabajadores de cuidados en el hogar; los servicios son costosos.

La inteligencia artificial (IA) es prometedora para brindar alivio a los cuidadores familiares y profesionales y a las personas a quienes cuidan.

“Creo que la calidad del apoyo digital impulsado por la inteligencia artificial que pronto veremos proporcionará una respuesta significativa a la crisis de cuidados”, dice Rick Robinson, vicepresidente y gerente general de AARP. Cada año, la colaboración revisa cientos de nuevos productos y servicios para adultos mayores en busca de la tecnología más prometedora.

La IA puede predecir problemas

La inteligencia artificial y una versión conocida como aprendizaje automático pueden estar ayudando a seres queridos que viven de manera independiente, y es posible que no lo sepas, dice Laurie M. Orlov, analista de la industria en Port St Lucie, Florida.

“La IA va a ser extremadamente útil para mitigar las brechas y cuidarnos a medida que envejecemos, especialmente los boomers de 80 años o más”, dice.

Orlov escribió recientemente un informe sobre la IA y el futuro del trabajo de atención. Señala los sensores del hogar que, combinados con la conexión wifi y la IA, pueden detectar patrones y cambios de comportamiento y ambientales en la manera en que una persona que envejece habla o se mueve, o si no se levanta mucho.

Los sensores también pueden detectar cambios en la humedad, los sonidos y la temperatura, y conectarse a un hogar inteligente conectado a internet al que los cuidadores que no están presentes pueden acceder las 24 horas del día, los siete días de la semana. Es posible que puedas determinar desde lejos con qué frecuencia la abuela abre un refrigerador de internet, que indica cómo come. La frecuencia con la que la abuela cambia los canales en un televisor inteligente puede decirte que está alerta y activa.

“Podemos usar los datos para predecir que una hospitalización está a punto de suceder, que algo está a punto de salir mal… y nos da la oportunidad de intervenir”, dice David Moss, de una compañía de software y el mercado tecnológico de Palo Alto, California, permite que los desarrolladores y las organizaciones de atención médica desarrollen lo que él llama cuidadores de IA y soluciones para varias enfermedades crónicas y estilos de vida.

La inteligencia artificial puede aclarar información médica compleja

En algunos casos, los adultos mayores se relacionarán directamente con el sistema de IA. Estos pueden tomar la forma de avatares, la personalidad dentro de un chatbot o un compañero robótico, como ElliQ, que puede recordarles que vayan a una cita con el médico o que tomen medicamentos, o proporcionarles alguien con quien hablar.

MiiCare, con sede en el Reino Unido, ha creado una entrenadora de salud virtual y digital llamada Monica que está dentro de una caja compacta en forma de cubo que normalmente se coloca en la sala de estar. Esta caja de MiiCube recopila datos de un grupo de sensores de terceros, dispositivos conectados y dispositivos portátiles para detectar el nivel de oxígeno en la sangre, la hidratación y el sueño de una persona. También monitorea cuando una persona entra o sale del hogar, va al baño, toma medicamentos, etc.

Los conocimientos de los datos se pueden compartir con los cuidadores y los proveedores médicos. La misma Monica saluda a la persona cuando esta entra a una habitación por primera vez. Ella les recordará las citas, el ejercicio o la meditación, y está ahí para pedir ayuda si la persona se siente mareada o se cae. La compañía, que espera lanzarse a través de socios en Estados Unidos en el 2024, está realizando programas piloto en el área de Boston y San Francisco.

Mientras tanto, algunas de las herramientas de IA que llegan al mercado pueden ayudar a los consumidores a entender las notas que reciben después de las visitas al médico. En teoría, no tendrás que llamar a un ser humano para que te las expliquen.

“Lo más importante que nos ayudará a avanzar con la IA es el grado en que la herramienta con la que interactuamos tiene acceso a información sobre nuestra salud”, dice Orlov. Pero “si lo que quieres saber y realizar, en términos de IA, depende de revelar lo que consideras personalmente como tu información privada, necesitas dar permiso, y se te debe pedir permiso”.

En efecto, las preocupaciones sobre la privacidad y la falta de confianza del público se encuentran entre las razones por las que algunas personas siguen desconfiando de la IA.

“Como científicos de datos, a veces hay una tendencia a rebasar límites”, dice Kelvin Summoogum, fundador y director ejecutivo de MiiCare. “Todos necesitamos tener un compás moral para asegurar que todo lo que hagamos sea ético”.

Sam Yang, fundador y director ejecutivo de Xandar Kardian, está de acuerdo en que garantizar la privacidad es fundamental. Pero también cree que es importante destacar otra palabra clave: dignidad. Las cámaras y los dispositivos portátiles pueden robar a los adultos mayores que viven solos de su dignidad porque estas cosas “son un recordatorio constante de que son débiles y necesitan ayuda”.

La inteligencia artificial es una herramienta prometedora para ayudar a los cuidadores a determinar cuál es el próximo paso

Si los expertos pueden usar la IA para ayudar a evaluar los medicamentos que los adultos mayores tienen, determinar que los están tomando, analizar sus biomarcadores al instante y ver si sus medicamentos están funcionando, sería beneficioso. “Si podemos hacer que todas estas cosas se sincronicen, eso sería algo hermoso”, dice Marcie Merriman, líder de perspectivas culturales y estrategias para los clientes en Ernst & Young Americas. Los biomarcadores son características de salud que se pueden medir, como A1C en la sangre, la presión arterial y el pulso.

“No va a pasar rápido”, dice. Aun así, están surgiendo soluciones prometedoras de IA.

La aplicación gratuita Together by Renee para teléfonos iPhone de Apple de SixD, una nueva empresa de salud digital de Los Ángeles, te permite usar una cámara para teléfonos inteligentes y la IA para extraer datos potencialmente útiles. Se espera una versión para Android pronto.

Con la aplicación, los pacientes o cuidadores pueden tomar una foto de un frasco de pastillas y hacer que Together extraiga el nombre del medicamento, el médico que lo recetó y el farmacéutico. En el momento adecuado, la aplicación puede usar la tecnología de inteligencia artificial y de texto a voz para llamar a la farmacia y reponer el medicamento.

Entre otras capacidades, alguien puede tomar una foto de la tarjeta de cita del consultorio del médico y hacer que la aplicación agregue la cita automáticamente a un calendario. El paciente recibirá un recordatorio para su próxima visita, ya sea para un análisis de sangre o un electrocardiograma.

La IA puede analizar una selfi

Es más, el director ejecutivo de Together, Nick Desai, afirma que la aplicación puede medir la frecuencia cardíaca, la presión arterial y otros signos vitales de una persona solo de una selfi, y ser tan precisa como los dispositivos que puedes comprar de venta libre en una farmacia.

“No vamos a ser tu médico”, dice. “Solo vamos a decir: ‘Hola, estás tomando un medicamento para la presión arterial. Parece que tu presión arterial no está bajando. Debes hablar con tu médico sobre esto’”.

Los consumidores también pueden tomar una foto de sus tarjetas de seguro de salud para que la inteligencia artificial explique los beneficios de una póliza en un lenguaje fácil de entender, dice. Una característica recientemente agregada promete convertir un documento de entre 15 y 20 páginas de instrucciones médicas de un médico en un resumen rápido de los puntos de acción.

Wes Donohoe, director ejecutivo y cofundador de una nueva empresa llamada Helpful que integra registros médicos y de seguros y guías de cuidados, dice que su compañía está a unas semanas de presentar un modelo generativo de IA que permitirá a una persona hacer preguntas abiertas como: “Mi padre tuvo un ataque cardíaco y una cirugía de derivación. ¿Qué debo hacer ahora?”. Helpful estructurará un plan personalizado después de que la IA explore las opciones de beneficios, las instrucciones del médico y otra información, dice.

La inteligencia artificial puede administrar una red social de cuidados

La idea detrás de muchos de estos esfuerzos es personalizar el cuidado. Al igual que todos tienen un conjunto diferente de aplicaciones en sus teléfonos, los servicios de IA disponibles para un cuidador también serían diferentes, dice Moss de Care Daily.

Las personas pueden comunicarse con los cuidadores de inteligencia artificial de las empresas con las que Care Daily colabora por teléfono, mensajes de texto o a través de la televisión, dice Moss. Pero siempre que sea posible, aconseja que el cuidado de la inteligencia artificial sea un asunto familiar: “Los familiares que se están viendo obligados a desempeñar este papel de cuidador no esperaban esto, y no saben qué hacer. Parte de la responsabilidad de un cuidador de IA es ayudar a educar a la familia sobre cómo desempeñar este papel”. Por lo tanto, la inteligencia artificial podría organizar quién necesita comunicarse con la abuela en qué día, ya sea por teléfono, compartiendo una foto o en persona.

Moss también imagina que el cuidado de la inteligencia artificial es la “estructura para una nueva red social”, no algo como Facebook, Instagram o Tiktok, sino una red que reúne a las familias en privado con el único propósito de brindar cuidados a una persona.

Por supuesto, no todos tienen un círculo confiable de familiares o una comunidad de amigos que puedan ayudar. En ese momento, un cuidador primario tendría que convocar a coordinadores de cuidados externos y médicos.

Los avatares de la IA pueden ser más empáticos que los humanos

En algunos casos, la inteligencia artificial está ayudando a los chatbots y otras herramientas a volverse más empáticos, informa Orlov. Al hacer una serie de preguntas, un robot puede ser capaz de evaluar cómo se siente una persona que recibe cuidados.

La IA generativa mejora la experiencia del usuario para los adultos que se involucran con un avatar virtual empático basado en chat que la compañía ha presentado.

Las respuestas del avatar de la IA, llamado Fara, pueden diferir de lo que escucharías de un proveedor médico, y a menudo esto es más beneficioso. Si le dices a tu médico que tienes una erupción, dice Wang, te puede decir algo como “Solo unta un poco de hidrocortisona, tres veces al día. Déjame saber si sigue siendo un problema dentro de una semana”.

Tecnología y red inalámbrica

La IA, que no es un médico, podría dar consejos similares que se ofrecen de una manera más amigable: “’Oh, siento mucho escuchar eso. También me preocuparía mucho si tuviera ese tipo de erupción’. Lo lees y dirías: ‘Wow, qué médico tan reflexivo'”, dice Wang.

Otras posibles ventajas: las respuestas de IA son más rápidas que las que puede escribir un ser humano en el otro extremo. Y la inteligencia artificial tiene una memoria superior.

No se puede confiar solo en la IA

Wellthy, una empresa de la ciudad de Nueva York que compara a los coordinadores de cuidados con personas que pueden estar enfermas de manera crónica, ser discapacitadas o que simplemente envejecen, está usando la IA generativa para reducir la jerga y mejorar el tono de los mensajes enviados a los miembros, dice Kevin Roche, cofundador y director de tecnología. Pero Roche es consciente de uno de los defectos actuales de la IA: alucinaciones o respuestas que la IA genera que suenan verosímiles, pero que están equivocadas o son inventadas.

“No tenemos un chatbot en el que un integrante solo esté hablando con la IA”, dice Roche. “Eso es demasiado arriesgado en esta etapa para situaciones de alto riesgo como los cuidados. Queremos asegurarnos de que todos entiendan que no puedes confiar en lo que [una IA] genera sin investigarlo. Siempre requiere una revisión humana. Y nuestra postura será que siempre debería quedar claro si este es un mensaje que proviene de un sistema o de un ser humano”.

Comentarios

Otros Artículos

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

¡No hay eventos!

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit

Translate »