Identificar la inflamación es el meollo de la cuestión

La tecnología CaRi-Heart puede descubrir inflamación coronaria y aterosclerosis mortales y generar un riesgo cardíaco individualizado.

Piense en un ataque cardíaco y probablemente culpe a la acumulación de placa que causa un estrechamiento peligroso de las arterias. Sin embargo, más de la mitad de los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares ocurren en pacientes sin estos problemas, y el principal culpable es la inflamación. Actualmente no hay forma de identificar la inflamación coronaria que causa la mayoría de estos ataques cardíacos porque la inflamación es invisible en las tomografías computarizadas cardíacas, que es el medio principal para identificar la causa del dolor de pecho recurrente.

Nos sentamos con Frank Cheng, director ejecutivo de Caristo Diagnostics, para obtener más información sobre esta tecnología pionera en el mundo que ya se utiliza en múltiples fideicomisos del NHS y hospitales privados en el Reino Unido, Europa y Australia y en el proceso de obtener la aprobación de la FDA para uso en EE.UU.

Los ataques cardíacos ocurren como resultado de la acumulación y ruptura de aterosclerosis (placa) en las arterias coronarias de los pacientes, y Cheng explica que los cardiólogos saben desde hace muchos años que la aterosclerosis es una enfermedad inflamatoria, ya que la inflamación en la pared de las arterias coronarias impulsa la gradual acumulación de placa dentro de las arterias coronarias y también impulsa la eventual ruptura de la placa antes de los ataques cardíacos.

Cheng dice que a pesar de la importancia de detectar y monitorear la inflamación coronaria, la mayoría de las pruebas de rutina en las que confían actualmente los cardiólogos clínicos solo intentan detectar arterias que están estrechadas y, por lo tanto, causan una restricción del suministro de sangre al músculo cardíaco.

“En concreto, una angiografía por tomografía computarizada coronaria (TCTA o TC cardíaca), que es la prueba de primera línea recomendada para diagnosticar la enfermedad de las arterias coronarias, mide los estrechamientos coronarios (estenosis) en las arterias causados ​​por la placa”, explica. “Si bien la detección de placa es importante, sólo es útil en las últimas etapas de la enfermedad cardiovascular subyacente.

“Por el contrario, la información sobre la inflamación coronaria puede proporcionar señales tempranas de alerta cruciales de un evento cardíaco. Sin embargo, los métodos de diagnóstico tradicionales para medir la inflamación no son específicos de las enfermedades cardiovasculares. La inflamación es invisible para las tomografías computarizadas, por ejemplo. Y los biomarcadores como hsCRP (proteína C reactiva de alta sensibilidad) miden la inflamación sistémica, en lugar de la inflamación cardiovascular, por lo que la prueba puede mostrar un resultado alto en el caso de inflamación provocada por órganos distintos del corazón.

CaRi-Heart aprovecha la tecnología de inteligencia artificial para detectar y cuantificar la inflamación coronaria, lo que le otorga una ventaja sobre los métodos de diagnóstico tradicionales. Cheng explica que si bien es importante encontrar pacientes que ya tienen arterias coronarias significativamente estrechadas y obviamente necesitan tratamiento inmediato, los cardiólogos a menudo terminan archivando muchos casos de pacientes sin signos visibles de enfermedad pero que potencialmente tienen una inflamación coronaria alta. Esta inflamación, provocada por el colesterol, el tabaquismo, la diabetes y otros factores de riesgo, en última instancia hace que la pared de la arteria se engrose y se estreche.

“La tecnología CaRi-Heart de Caristo es una solución no invasiva basada en la nube que utiliza IA para analizar tomografías computarizadas, superando las limitaciones de los métodos de diagnóstico tradicionales y ofreciendo un enfoque más sensible y específico para detectar y cuantificar la inflamación coronaria”, dice Cheng. “CaRi-Heart es la única tecnología disponible comercialmente que puede detectar y medir la inflamación coronaria en tomografías computarizadas cardíacas de rutina, y ha sido autorizada para uso clínico en el Reino Unido, la UE y Australia”.

La tecnología de inteligencia artificial de CaRi-Heart permite descubrir inflamación coronaria en la grasa perivascular que rodea las arterias en tomografías computarizadas cardíacas de rutina. La plataforma mide la inflamación coronaria y genera un biomarcador patentado llamado FAI-Score™ que, según Cheng, es un fuerte predictor del riesgo cardiovascular.

“En un ensayo del NHS del mundo real que utilizó la tecnología CaRi-Heart, casi la mitad de los pacientes sin estrechamientos coronarios fueron reclasificados por riesgo cardiovascular cuando se tuvo en cuenta la inflamación coronaria, en lugar de solo la placa”, explica Cheng.

“Esto tiene una gran importancia a la hora de detectar la enfermedad antes, comprender cómo progresa y, en última instancia, gestionar el riesgo cardiovascular del paciente con tratamientos personalizados”.

La tecnología de Caristo podría cambiar las reglas del juego: millones de adultos presentan dolor en el pecho cada año; muchos se someten a una tomografía computarizada para diagnosticar la enfermedad de las arterias coronarias, pero, dice Cheng, tres cuartas partes de estos pacientes no muestran signos claros de estrechamiento o placa significativa y se les considera de bajo riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

“Hay el doble de muertes o eventos cardíacos en estos pacientes de ‘bajo riesgo’ que en los identificados como de alto riesgo”, afirma. “Una de las causas principales de estos eventos es la inflamación coronaria”.

Cheng y sus colegas presentaron recientemente nuevos hallazgos de la investigación del estudio ORFAN en la sesión Late Breaking Science de la American Heart Association (AHA) de 2023.

“Los resultados de nuestra investigación han demostrado que entre los pacientes que no tenían placa ni calcio en el momento de la CCTA, aquellos con el nivel más alto de inflamación coronaria experimentaron un riesgo 11 veces mayor de mortalidad cardíaca y un riesgo 5 veces mayor de sufrir efectos adversos graves. eventos cardíacos (MACE) que aquellos que tenían una inflamación coronaria mínima”, dice. “Esto ilustra el importante papel que desempeña la inflamación coronaria en los ataques cardíacos”.

El camino para ser pionero en una nueva forma de abordar las enfermedades cardíacas tuvo un par de obstáculos menores en el camino. Caristo necesitaba adquirir suficientes datos de pacientes para entrenar el modelo de IA, por lo que la empresa se asoció con importantes organizaciones de investigación académica en EE. UU., Reino Unido y el resto de Europa para acceder a grandes cohortes de datos de pacientes para el entrenamiento y validación del modelo. Utilizando datos de los estudios que realizó, Caristo obtuvo la autorización regulatoria en el Reino Unido, la UE y Australia para el uso clínico de CaRi-Heart, y actualmente la compañía también está en el proceso de buscar la autorización regulatoria en los EE. UU.

“También necesitábamos validar el desempeño de CaRi-Heart en la atención al paciente en el mundo real, y hemos publicado estudios que prueban su desempeño en pruebas clínicas del mundo real en más de 10 revistas científicas revisadas por pares en todo el mundo”, dice Cheng.

Ahora que CaRi-Heart se utiliza en múltiples entornos de atención médica en todo el mundo, Cheng espera que catalice una transformación en el manejo de las enfermedades cardiovasculares, pasando de reactivo a proactivo y preventivo.

“La tecnología CaRi-Heart está cambiando la forma en que abordamos este problema de salud crítico a escala global”, explica. “Lo que resulta extremadamente interesante de la tecnología Cari-Heart de Caristo es su simplicidad de funcionamiento. Es una solución no invasiva basada en la nube que se puede aplicar a casi cualquier tomografía computarizada cardíaca de rutina sin requerir nuevas exploraciones ni ningún otro equipo o prueba física”.

Además, CaRi-Heart ofrece un análisis retrospectivo, lo que permite a los médicos obtener información sobre la actividad de la enfermedad y la respuesta al tratamiento a partir de tomografías computarizadas anteriores, lo que podría permitir detectar la inflamación no detectada.

“La naturaleza dinámica del CaRi-Heart FAI-Score, que mide la inflamación coronaria, proporciona una herramienta valiosa para rastrear la eficacia de los tratamientos médicos y las intervenciones en el estilo de vida”, explica Cheng. “Esto no sólo permite a los médicos controlar el cumplimiento de los medicamentos, sino que también facilita estrategias de tratamiento personalizadas basadas en puntuaciones de riesgo individualizadas”.

Ahora que CaRi-Heart se está utilizando para predecir y, con suerte, prevenir ataques cardíacos, Caristo tiene el ojo puesto en otras dos enfermedades importantes (accidente cerebrovascular y diabetes) y evaluará el potencial de su tecnología de inteligencia artificial para predecirlas y prevenirlas.

Cheng explica que la empresa espera que más empresas farmacéuticas y de biotecnología utilicen CaRi-Heart para ayudar en los ensayos clínicos.

“CaRi-Heart ya se ha utilizado de esta manera para lograr tres cosas que son fundamentales para el éxito de las pruebas de nuevos medicamentos: primero, identificar a los pacientes con inflamación cardíaca que califican para inscribirse en el ensayo clínico; segundo, monitorear el efecto de los tratamientos cardiovasculares sobre la inflamación; y tercero, monitorear el efecto de los medicamentos no cardiovasculares sobre la inflamación como efecto secundario no deseado”.

Comentarios

Otros Artículos

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

¡No hay eventos!

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit

Translate »