Conozca a la próxima generación de médicos y sus robots quirúrgicos

No se preocupe, su próximo cirujano definitivamente será un humano. Pero, así como los estudiantes de medicina se entrenan para usar un bisturí, también se entrenan para usar robots diseñados para facilitar las cirugías.

Cuando estudiante de medicinaAlyssa Murillo entró en cirugía y se encontró con algo que la mayoría no esperaría encontrar en un quirófano: un imponente robot quirúrgico. Ella no estaba allí para observar el tipo de cirugías a las que estaba acostumbrada; en lugar de eso, obtuvo una vista en profundidad del interior del cuerpo del paciente a través de la consola de video del robot.

“Fue increíble”, dice Murillo, quien ahora es residente de cuarto año de cirugía general en la Universidad de California en San Francisco. “Tiene una vista completa en 3D, que es diferente de cualquier otra técnica de cirugía mínimamente invasiva”.

El robot al que se refiere Murillo es el Sistema Quirúrgico Da Vinci. Creado por Intuitive, Da Vinci es un robot de casi 8 pies con cuatro brazos quirúrgicos. Con una incisión extremadamente pequeña, se colocan “pajitas” en el sitio quirúrgico. Los brazos robóticos sostienen una cámara y pequeños instrumentos que pueden entrar y salir del paciente a través de las pajitas. El cirujano utiliza una consola para mover el robot casi como un “operador de grúa”. El robot traduce cada movimiento del cirujano y permite el control de la muñeca, lo que no ocurre en la cirugía laparoscópica tradicional.

Esto contrasta con la idea errónea de que el robot realiza la cirugía por sí solo. En cambio, el robot es simplemente una herramienta que utiliza el cirujano. Mientras el cirujano principal controla los brazos desde una consola, otro profesional médico actúa como asistente de cabecera, instalando, insertando y retirando instrumentos del paciente. La cámara que se inserta a través de una de las “pajitas” permite al cirujano tener una vista izquierda y derecha cuando mira a través de la consola, lo que permite una imagen nítida en 3D.

Desde la aprobación de Da Vinci por la FDA en 2000, ha habido oleadas de escepticismo sobre la aceptación del robot quirúrgico como algo común en procedimientos médicos que tradicionalmente se realizaban utilizando otras técnicas. A pesar del escrutinio, el uso de la cirugía robótica se ha disparado en los últimos años. Un estudio de 2020 en el Journal of the American Medical Associationconcluyó que “el uso de la cirugía robótica aumentó del 1,8 por ciento en 2012 al 15,1 por ciento en 2018”. Para algunos procedimientos, específicamente en cirugías urológicas y ginecológicas, ese crecimiento se magnifica.

El robot no es el único cambio en el campo quirúrgico. La educación médica también está evolucionando rápidamente. La próxima generación de cirujanos está aprendiendo de maneras muy diferentes a las que les precedieron.

Alisa Coker, directora de educación en cirugía robótica de Johns Hopkins, se autodenomina una “cirujana robótica”. Se especializa en hernias, cirugía bariátrica y cirugía del intestino anterior, y realiza aproximadamente el 98 por ciento de sus cirugías con el Da Vinci.

“Algunos programas de residencia no vieron el beneficio de enseñar robótica a sus residentes de cirugía”, dice Coker. “Pero en los últimos seis años, los residentes comenzaron a exigir que se les enseñara robótica… Pidían que preparáramos un plan de estudios para enseñarles”.

Entonces eso es exactamente lo que ella hizo.

Ahora su clase de pasante (el primer año de residencia) realiza un “campamento de entrenamiento” en el que se familiarizan con la cirugía robótica y obtienen otros puntos de contacto a lo largo de su plan de estudios. Primero, los estudiantes utilizan simuladores robóticos, en los que completan juegos y tareas que les enseñan las habilidades que necesitan para la cirugía robótica. Coker usa una aplicación para rastrear el uso del simulador de sus alumnos. Puede ver quién ha completado qué tareas y también puede asignar tareas específicas a los estudiantes si cree que podrían beneficiarse de sesiones adicionales.

Los simuladores se parecen “un poco más a los videojuegos”, afirma Murillo, quien se pregunta si alguien que haya jugado a videojuegos toda su vida podría tener ventaja a la hora de trabajar en el robot.

Ésa es una cuestión que realmente se ha estudiado. Un estudio de 2023 en el Journal of RoboticSurgeryencontró que “la experiencia de los videojuegos mejora las capacidades básicas de la cirugía robótica”, específicamente cuando se analizan tareas quirúrgicas robóticas como la orientación de la cámara, el cambio de energía y la sutura de defectos verticales. Otros argumentan que, si bien algunas habilidades de los videojuegos podrían ser aplicables, la coordinación mano-ojo que se necesita para operar un robot quirúrgico es diferente de la que se desarrolla con los videojuegos.

AsherMandel, investigador asociado del Departamento de Urología de Mount Sinai, lo expresa de esta manera: “¿Jugar béisbol te ayuda a jugar fútbol?” En otras palabras, si bien algunas habilidades de los videojuegos pueden ayudar en la cirugía robótica, siguen siendo muy diferentes.

Si bien es posible que jugar videojuegos no se traduzca directamente en cirugía robótica, se están llevando a cabo investigaciones exhaustivas sobre las mejores formas de adquirir experiencia.

Murillo está dedicando un año de investigación a intentar responder a esta pregunta. En un estudio financiado por UCSF e Intuitive, planea identificar las medidas que pueden diferenciar a un usuario de robot novato de uno competente. Una vez que encuentre esas medidas, también investigará cómo enseñar a los estudiantes esas habilidades específicas a través de nuevos planes de estudio.

Si bien actualmente no existe un plan de estudios estandarizado para el uso del robot quirúrgico, los estudiantes generalmente practican en simuladores, trabajan como asistentes de cabecera durante aproximadamente 10 casos y luego pasan a trabajar en la consola con la ayuda de un cirujano tratante. En el pasado, se hacía hincapié en la cantidad de tiempo dedicado al uso de simuladores. Pero Murillo explica que “lo que la gente está empezando a darse cuenta es que tal vez el tiempo no sea la mejor medida de competencia en cirugía robótica. Estamos buscando otros factores que podamos enseñar para que alguien sea realmente competente con el robot”.

Además, los expertos cuestionan los pros y los contras de enseñar utilizando un robot quirúrgico. Los desafíos incluyen involucrar a los estudiantes de medicina cuando su función principal es mirar desde la consola, “casi como mirar videos de YouTube o algo así”, dijo Murillo. Los problemas relacionados con el alto costo del robot y el acceso a simuladores también son factores limitantes.

Aún así, enseñar con cirugía robótica puede tener beneficios educativos.

“La cirugía robótica en realidad ha hecho que [la educación] sea más equitativa porque, por primera vez, el estudiante puede ver exactamente lo que ve el cirujano”, dice Johannes Kratz, director de cirugía torácica robótica y mínimamente invasiva de la Universidad de California en San Francisco. De lo contrario, los estudiantes podrían estar observando desde el lado opuesto del paciente o desde un ángulo incómodo. La consola permite a los estudiantes tener la misma vista que el cirujano principal.

AshutoshTewari, catedrático de urología y director del instituto de cirugía robótica del Monte Sinaí, se hizo eco de estos sentimientos. “Los estudiantes pueden aprender mejor porque por fin pueden ver”, afirma Tewari.

Tewari participó en la primera prostatectomía robótica (con su mentor, el profesor ManiMenon) en 1999 y desde entonces ha completado más de 9000 cirugías de prostatectomía radical robótica. Este es un procedimiento mínimamente invasivo en el que el cirujano extirpa la próstata para tratar el cáncer de próstata. Tewari explica que la exposición a la cirugía robótica comienza desde el primer día para los estudiantes de su programa de residencia y dice que incluso quiere llevar este tipo de modelado 3D a los laboratorios de anatomía para los estudiantes de medicina de primer año.

“Va más allá de los robots, es toda la tecnología”, dice Tewari sobre algunos de los proyectos en los que está trabajando su equipo para mejorar la educación quirúrgica. Algunos de esos proyectos incluyen el uso de realidad aumentada para superponer potencialmente imágenes de pacientes provenientes de una resonancia magnética (MRI) en el campo quirúrgico, y el uso de inteligencia artificial para ayudar a los estudiantes de medicina a identificar estructuras en el cuerpo.

Algunas empresas, como OssoVR, quieren crear gafas de realidad virtual que puedan colocar a los estudiantes en un quirófano virtual para su formación o práctica, sin el alto riesgo de operar a un paciente real.

La propia cirugía robótica también seguirá avanzando. Dado que algunas de las patentes originales de Intuitive han expirado recientemente, pronto llegarán al mercado nuevos robots quirúrgicos además del Da Vinci de Intuitive. Esto probablemente reducirá los costos, lo que mejorará el acceso.

“Ciertamente existen discrepancias en las oportunidades educativas”, dice Coker, el cirujano de Johns Hopkins. Ya ha escuchado de otros directores de programas que quieren enseñar a sus estudiantes cirugía robótica de manera segura pero que tal vez no tengan acceso a costosos simuladores, que pueden costar a las escuelas de medicina u hospitales entre medio millón de dólares y más de dos millones de dólares.

Es posible que los estudiantes necesiten dominar diferentes sistemas robóticos si los hospitales deciden cambiar sus herramientas. Así como el panorama educativo médico actual parece marcadamente diferente al de hace 20 años, el del mañana podría tener infinitas posibilidades tecnológicas.

Como dijo Coker: “La nueva generación de personas que crecen son más competentes con la tecnología en general, y parte de ello es un deseo de aceptarla”.

 

Comentarios

Otros Artículos

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

¡No hay eventos!

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit

Translate »