Comprender el papel de la dieta en la modificación del riesgo de enfermedad de Alzheimer

Efectos de grupos de alimentos dietéticos específicos y factores sobre el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

En un estudio detallado, “El papel de la dieta en la modificación del riesgo de la enfermedad de Alzheimer: historia y comprensión actual” publicado en el Journal of Alzheimer’sDisease, finalmente podemos ver qué dietas son útiles para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Se analiza en detalle el papel de la dieta en la modificación del riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Se ha demostrado que las dietas basadas más en plantas, como la dieta mediterránea y las dietas tradicionales de China, Japón e India, reducen el riesgo, especialmente en comparación con la dieta occidental.

Las tasas de enfermedad de Alzheimer aumentan en estos países a medida que hacen la transición nutricional a la dieta occidental. Este estudio identifica factores de riesgo de demencia, incluido un mayor consumo de grasas saturadas, carne, especialmente carnes rojas como hamburguesas y barbacoa, así como carnes procesadas como hotdogs y alimentos ultraprocesados ​​con alto contenido de azúcar y granos refinados.

Esta revisión también nos permite saber por qué ciertos alimentos aumentan o reducen el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer. Por ejemplo, la carne es la que más aumenta el riesgo de demencia al aumentar los factores de riesgo como la inflamación, la resistencia a la insulina, el estrés oxidativo, las grasas saturadas, los productos finales de glicación avanzada y el N-óxido de trimetilamina. Este estudio también describe varios alimentos que protegen contra la enfermedad de Alzheimer, como verduras de hojas verdes , frutas y verduras coloridas, legumbres (como frijoles), nueces, ácidos grasos omega-3 y cereales integrales.

Los alimentos ultraprocesados ​​pueden aumentar el riesgo de obesidad y diabetes, factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer. Los alimentos ultraprocesados ​​a menudo carecen de los ingredientes que se encuentran en los alimentos vegetales integrales y que mantienen alejada la demencia, como los componentes antiinflamatorios y los antioxidantes.

La pobreza es un factor importante de la enfermedad de Alzheimer en los EE.UU., ya que los alimentos ultraprocesados ​​y la carne son fuentes de energía más baratas que las frutas, verduras, cereales integrales y otros alimentos más nutritivos, lo que promueve la obesidad.

El artículo también sugiere que se prevé que las tasas de enfermedad de Alzheimer en los EE.UU. aumenten en un 50 % con respecto a los niveles de 2018 para 2038. Este cálculo se basa en la comparación de las tendencias de la obesidad en los EE.UU. con las tendencias de la enfermedad de Alzheimer. Esta comparación muestra un desfase de 20 años entre las tasas de obesidad y las tasas de enfermedad de Alzheimer. Esta estimación está muy cerca de la estimación publicada por la Asociación de Alzheimer en 2018, una estimación de un aumento del 56%.

Nuestra estimación sugiere que la tendencia creciente de la obesidad, debido al consumo de carne y alimentos ultraprocesados, es la fuerza que impulsa la demencia. Aunque nuestro riesgo personal de padecer la enfermedad de Alzheimer se puede reducir con la dieta, se espera que quienes continúen siguiendo la dieta occidental sigan teniendo un riesgo mayor.

“La inactividad física y la obesidad también contribuyen a un mayor riesgo. Además, se sabe que los patrones dietéticos y de estilo de vida asociados con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer afectan la constelación de mecanismos que se cree que aumentan el riesgo, incluida la inflamación, la resistencia a la insulina y el estrés oxidativo. entre otros. Grant y Blake argumentan firmemente que, si bien se necesita más investigación para comprender mejor los mecanismos, los factores de dieta y estilo de vida relacionados con la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres probablemente influyan en el riesgo de enfermedad de Alzheimer”.

“Grant y Blake proporcionan una revisión exhaustiva sobre la dieta y otros factores que afectan el riesgo de enfermedad de Alzheimer (EA). Aparte del tipo particular de dieta , demuestran que el consumo de carnes rojas, la resistencia a la insulina, la obesidad y las especies reactivas de oxígeno”, El estrés oxidativo, los fitoquímicos y la homocisteína, entre otros factores, interactúan con la neuroinflamación y desempeñan un papel importante en la etiología de la EA. Este tratado proporciona una excelente descripción general de los factores de riesgo modificables para la EA”, dice Paul Marik, MD, Presidente y Co. -Fundador de Front Line COVID-19 Critical Care Alliance.

Comentarios

Otros Artículos

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

¡No hay eventos!

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit

Translate »