Hipotiroidismo y obesidad

 

  • El aumento de peso como síntoma aislado no está justificado por el hipotiroidismo.
  • Descubre lo que hay de verdad y de falso mito en la enfermedad de los “famosos”

Son ya numerosos los rostros conocidos a los que se les asocia con un problema médico relacionado con el mal funcionamiento de la glándula tiroides: hipotiroidismo. La consecuencia más visible es un aumento significativo en su peso. Pero realmente, ¿está relacionado hipotiroidismo y obesidad o es un falso mito?

El hipotiroidismo es una disfunción de la glándula tiroides. Esta alteración provoca que no se produzcan las cantidades necesarias de las hormonas tiroideas. Esta glándula, con forma de mariposa, se sitúa en el cuello, encima de la clavícula. Produce dos tipos de hormonas, tiroxina (T4) y en menor medida triyodotironina (T3). Estas hormonas participan en múltiples funciones del organismo, desde la regulación de la temperatura corporal, frecuencia del corazón, tránsito intestinal, hasta el metabolismo o rapidez a la que un individuo quema calorías.

La causa más frecuente de hipotiroidismo en el mundo es el déficit de yodo, pero en países desarrollados es de origen autoinmune, donde adquiere el nombre de enfermedad de Hashimoto. Otras causas puedes ser: la extirpación total o parcial del tiroides, tratamiento del tiroides con radiación o algunos tipos de medicamentos. Es más frecuente en mujeres, personas con otras patologías autoinmunes (diabetes tipo 1, vitíligo, celiaquía. etc.) y en mayores de 60 años. La enfermedad de Hashimoto, un trastorno autoinmune, es la causa más común.

Los síntomas dependen del grado de hipotiroidismo, velocidad de instauración, edad del paciente y susceptibilidad individual al descenso de la hormona. Dada la participación el tiroides en múltiples funciones, los signos y síntomas pueden ser muy diversos: cansancio, frío, estreñimiento alteraciones menstruales, anemia, caída del cabello, hinchazón, dificultad para concentrarse, ganancia de peso, etc. Por este motivo, aunque es poco frecuente que se presente como síntoma aislado, la ganancia de peso injustificada o dificultad para perderlo, haría indicado su estudio.

Hipotiroidismo y kilos de más

Este déficit en la producción de estas hormonas, provoca que se enlentezca la metabolización de los alimentos y la capacidad para que el organismo queme las grasas. Puede aparecer paralelamente un aumento del colesterol y retención de líquidos. Al disminuir de manera notable la reducción del gasto energético puede suceder que en determinadas personas se presente una tendencia al sobrepeso y la obesidad, no relacionada necesariamente con la alimentación. Pero será una tendencia pasajera mientras se pone el tratamiento correcto.

Entonces, ¿está relacionado este aumento de peso con la detección del hipotiroidismo? Unespecialista endocrinólogo, tiene una opinión clara al respecto. “Muchos pacientes acuden a la consulta con la intención de mejorar su salud mediante la pérdida peso, pero les preocupa que la razón por la cual no lo han conseguido hasta el momento sea la posibilidad de presentar hipotiroidismo. Es cierto que, entre los motivos para ello, podría estar el hipotiroidismo, y por ello suele ser uno de los parámetros analíticos que analizamos en la evaluación de nuestros pacientes. Pero debemos ser francos con nuestros pacientes para evitar falsas expectativas o frustraciones, ya que el hipotiroidismo no suele presentarse como ganancia de peso como único síntoma, los casos de sobrepeso por hipotiroidismo son muy poco frecuentes, y en aquellos pacientes que ya presentan la enfermedad, el correcto ajuste de tratamiento, ayuda a revertir la ganancia de peso y no dificulta los resultados de un adecuado programa nutricional y de actividad física”.

El aumento o pérdida de peso puede depender de varias causas, no sólo de la disfunción de la glándula tiroides. El aumento de las calorías de nuestra dieta calórica y la falta de actividad física suelen ganar más protagonismo que el propio hipotiroidismo.

¿Cómo detectarlo?

El tiroides es una glándula de secreción interna situada en la parte baja y anterior del cuello. Tiene forma de pequeña mariposa o corbata de pajarita y descansa sobre la tráquea. Es difícil de palpar.

“Para entender como evaluamos la glándula tiroides podemos imaginarnos que es como un coche. Para conocer su funcionamiento interno -frenos, radio, acelerador, aire acondicionado- solicitamos estudios analíticos específicos en muestras de sangre. Y cuando queremos evaluar su estructura externa -carrocería externas y las ruedas-, utilizamos habitualmente la ecografía. Los síntomas vienen determinados por fallos en el funcionamiento, no en la estructura. De igual modo que nuestro coche puede tener una rueda pinchada y que ello no afecte a la calefacción, podemos entender que haya pacientes con hipotiroidismo y ecografía de tiroides normal o alteraciones en la estructura del tiroides –bocio, nódulos- que no presentan hipotiroidismo”.

El único tratamiento posible del hipotiroidismo es proporcionar al organismo las hormonas tiroideas que la glándula tiroides no es capaz de producir, lo que se lleva a cabo mediante fármacos específicos. Hay que tener en cuenta que este tratamiento farmacológico deberá seguirse de por vida, por lo que será necesario realizar un control periódico de los niveles de hormonas tiroideas.

Aunque afecta a más mujeres que hombres, deportistas como el ex futbolista Ronaldo o Carl Lewis son también ejemplos de que el tiroides también afecta a hombres.

¿Qué hay de verdad y qué de mito en esto?

  • Verdad: El hipotiroidismo reduce el metabolismo basal del organismo favoreciendo la ganancia de peso.
  • Falso: La causa de sobrepeso en la mayoría de los pacientes es la presencia de hipotiroidismo no diagnosticado.
  • Verdad: El tratamiento con hormona tiroidea sintética y su adecuado ajuste por su endocrino normaliza la función del tiroides.
  • Falso: El uso de la hormona tiroidea en personas que no presentan hipotiroidismo es útil para perder peso, sin riesgos para la salud.
  • Verdad: Personas con antecedentes familiares de hipotiroidismo o que padecen otras enfermedades autoinmunes tienen más riesgo de padecer hipotiroidismo.
  • Falso: Las personas que tienes bocio o nódulos en el tiroides suelen tener hipotiroidismo.

Lo último en el tratamiento del tiroides

No existen novedades terapéuticas en cuanto al hipotiroidismo. La medicación con la que contamos en la actualidad es eficaz y no produce efectos secundarios, pero para ello es precisa la valoración periódica por parte de un médico endocrino.

 

Comentarios

Otros Artículos

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

¡No hay eventos!

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit

Translate »