Este es el grado de ejercicio que mejor funciona para mantener la presión arterial bajo control

No es ningún misterio que mantener una rutina de ejercicio estricta ayuda a reducir el riesgo de desarrollar hipertensión arterial: en la actualidad, las directrices recomiendan que los adultos realicen un mínimo de dos horas y media de ejercicio de intensidad moderada cada semana.

 

Sin embargo, un nuevo estudio, publicado en la revista American Journal of Preventive Medicine, dirigido por los Hospitales Infantiles Benioff de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), ha demostrado que aumentar los niveles de actividad a más de cinco horas a lo largo de la semana podría tener un impacto significativo en la salud en la edad adulta.

 

Numerosos estudios han demostrado que el ejercicio reduce la presión arterial, pero el nuevo trabajo sugiere que “mantener la actividad física durante la juventud –en niveles más altos que los recomendados anteriormente– puede ser especialmente importante para prevenir la hipertensión”, dijo la autora del estudio y epidemióloga de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), Kirsten Bibbins-Domingo. Según el estudio, mantenerse activo durante los 30, 40 y 50 años es importante para controlar la presión arterial a medida que se envejece. “Los adolescentes y los jóvenes de 20 años pueden ser físicamente activos, pero estos patrones cambian con la edad”, afirma Bibbins-Domingo.

 

La hipertensión, también conocida como presión arterial alta, es una enfermedad grave que afecta a miles de millones de personas en todo el mundo. Puede provocar ataques al corazón y derrames cerebrales; también es un factor de riesgo para desarrollar demencia en etapas posteriores de la vida.

 

Tasas de hipertensión reflejaron los niveles de actividad

 

Los autores del estudio informaron de que los participantes en el estudio que hicieron ejercicio al menos cinco horas semanales –el doble de la cantidad mínima recomendada actualmente para los adultos– hasta los 60 años redujeron aún más el riesgo de padecer hipertensión arterial. Los investigadores hicieron un seguimiento de 5.000 adultos en Estados Unidos, empezando cuando tenían entre 18 y 30 años y continuando durante 30 años.

 

Descubrieron que las tasas de hipertensión reflejaban los niveles de actividad a lo largo de las décadas. A medida que los participantes hacían menos ejercicio a medida que envejecían, su presión arterial aumentaba.

 

“Casi la mitad de nuestros participantes en la edad adulta joven tenían niveles subóptimos de actividad física, lo que se asoció significativamente con la aparición de la hipertensión, lo que indica que debemos elevar el nivel mínimo de actividad física”, dijo el autor principal Jason Nagata, experto en medicina de adultos jóvenes de la UCSF.

 

Ejercicio y etnicidad

 

También se agrupó a los participantes en función de su raza y sexo, lo que arrojó algunos resultados interesantes. Los resultados sugieren que los hombres negros eran más activos en sus años de juventud en comparación con sus homólogos blancos. Sin embargo, una vez alcanzados los 60 años, sus niveles de actividad disminuían.

 

“Aunque los jóvenes negros pueden tener un alto compromiso con el deporte, los factores socioeconómicos, el entorno social y las responsabilidades laborales o familiares pueden impedir la continuidad de la actividad física en la edad adulta”, dijo el autor principal, el Dr. Jason Nagata, de la División de Medicina del Adolescente y del Adulto Joven de la UCSF.

 

Los niveles de ejercicio aumentaron y se estabilizaron entre los hombres blancos al llegar a los 40 años y los niveles de actividad de las mujeres blancas descendieron en la treintena, pero se mantuvieron constantes hasta los 60 años.

 

FEW (University of California San Francisco, American Journal of Preventive Medicine)

Comentarios

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit