En tiempos de Covid-19, especialistas aconsejan tener un oxímetro en casa

La oxigenación en la sangre ha estado en boga a partir de la emergencia sanitaria que la pandemia por coronavirus trajo sobre todo el mundo. Uno de los indicadores de infección por Covid-19 severa es la saturación de oxígeno que se mide con un oxímetro, ya que de ser demasiado baja, es muy probable que la persona deba de ser ingresada a un centro de salud de emergencia.

Si bien es cierto que este virus tiene manifestaciones muy claras, como tos seca, dolores de cabeza poderosos y fatiga crónica, la hipoxia silenciosa ha demostrado ser una de sus consecuencias más letales. Conocida también como “hipoxia feliz“, puede pasar inadvertida, ya que las personas que la padecen ni siquiera se dan cuenta de que están perdiendo rápidamente el oxígeno en la sangre.

¿Qué es la hipoxia?

La hipoxia se define por ser una falta importante de oxígeno en los tejidos del organismo, generada por la falta de este elemento en la sangre. Esta privación puede tener efectos nocivos en las células, que requieren de éste para funcionar correctamente.

De manera natural, cuando el cuerpo entra en estados de crisis, activa mecanismos de compensación que generan algunos síntomas. Como el cuerpo está intentando distribuir la sangre a todo el cuerpo, se pueden presentar estas reacciones:

  • Aumentos en ritmo cardíaco
  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Dificultades para respirar

El caso de la hipoxia silenciosa es distinto, pues ninguno de estos signos se presenta en los pacientes. Por esta razón, es más fácil que sufran un paro respiratorio que los lleve a la muerte.

¿Cómo se usa un oxímetro correctamente?

Considerando el contexto actual, en el que los recursos en los sistemas de salud son más bien escasos, las autoridades sanitarias de diversos países insisten a la población en tener un oxímetro de pulso en casa. Además, resaltan algunas buenas prácticas para una lectura fidedigna. Por ejemplo, no se recomienda usarlos si tenemos las uñas pintadas: el color del esmalte interfiere  con la cantidad de luz absorbida.

La gran parte de los oxímetros que se comercializan para uso no-médico son de pulso y se usan en los dedos de la mano. Se recomienda colocar en el dedo medio o índice, después de descansar unos minutossin hablar. De esta forma, se tomará como referencia el estado de la persona en reposo.

¿Cuál es el nivel de concentración de oxígeno normal y cuándo buscar ayuda médica?

Generalmente, se considera que la saturación de oxígeno normal debe oscilar entre el 95 y el 98 % de Spo2; sin embargo, varía por factores como la edad y la altura sobre el nivel del mar; sin embargo, si este valor es menor de 90, se trata de una situación anormal que requiere atención médica.

¿Cómo es que estos aparatitos logran ver la sangre que está dentro de nuestro cuerpo y analizar cuánto oxígeno tiene?

La hemoglobina es la molécula que transporta el oxígeno en nuestro cuerpo: es una metaloproteína bastante grande, que tiene cuatro sitios activos en los que hay átomos de hierro.

El hierro en la hemoglobina tiene la capacidad de unirse al oxígeno que entra en nuestro cuerpo cuando respiramos.

La circulación de la sangre por las venas y arterias lleva el oxígeno a las células que lo necesitan para funcionar.

Así la hemoglobina por momentos está unida a moléculas de oxígeno, decimos que está oxigenada y está desoxigenada cuando el hierro ya no tiene oxígeno unido.

Los colores de esas dos variedades de hemoglobina son diferentesoxigenada es rojo brillante, desoxigenada es rojo más oscuro.

Esa diferencia de colores de las moléculas de hemoglobina que todo el tiempo circulan por el cuerpo es lo que aprovechan los oxímetros de pulso para hacer sus mediciones.

Si algo tiene color es porque absorbe la luz de cierta longitud de onda, es decir de una parte del espectro electromagnético, lo que llamamos luz visible.

Estas diferencias de absorción de la luz son útiles en una técnica muy utilizada por los químicos: la espectroscopía, que analiza las interacciones de los materiales y la luz.

Los oxímetros de pulso son en realidad espectrómetros portátiles, tienen dos diodos emisores de luz, lo que llamamos comúnmente un led.

Cada led en el oxímetro emite luz de diferente longitud de onda: una es absorbida por la hemoglobina oxigenada, la otra por la desoxigenada.

Cuando colocamos nuestro dedo para la medición esa luz pasa a través de los tejidos y del otro lado hay un detector que mide cuánta de esa luz atravesó; entonces hace una relación con la cantidad de oxígeno que circula por nuestra sangre.

Comentarios

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit