Tratamientos contra el Covid-19 avanzan con seguridad

Conforme pasan los meses de pandemia, la industria farmacéutica se encuentra con nuevas etapas para ponerle fin al virus del COVID-19. Actualmente, los tratamientos bajo estudio, los ensayos clínicos alrededor del mundo y los planes para la aceleración de la manufactura de tratamientos y vacunas, son algunos de los temas principales que interesan en el mundo entero.

Es claro que las vacunas que sean aprobadas prontamente serán una respuesta al problema en el largo plazo, sin embargo, las terapias y los tratamientos son soluciones a corto plazo, necesarias para bajar las tasas de mortalidad causadas por el COVID-19. Como respuesta, actualmente hay más de 300 tratamientos siendo estudiados.

Por otro lado, durante la pandemia ha habido un exceso de información sobre los medicamentos para curar el coronavirus, que usualmente suele ser falsa o imprecisa. Entonces, ha sido de vital importancia tener la participación de voceros de la industria que puedan dar datos concretos y legítimos. Por eso, la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA) convocó a los CEO de diferentes compañías farmacéuticas quienes hablaron de los progresos y desafíos que ha tenido la industria en esta área.

El evento virtual tuvo lugar el 3 de septiembre y los invitados fueron David A. Ricks, presidente de Eli Lilly; Daniel O’Day, Presidente de la Junta de Gilead; Kenneth C. Frazier, Presidente de la Junta de MSD; el Doctor Albert Bourla, Director ejecutivo en Pfizer, el Doctor Severin Schwan, Director Ejecutivo del Grupo Roche y Thomas Cueni, el Director General de IFPMA.

La seguridad es lo primero

Durante los últimos meses, la industria farmacéutica ha estudiado diferentes medicamentos y terapias que fueron creadas con otros propósitos con el fin de analizarlos para entender su efectividad contra el coronavirus; y también está buscando simultáneamente nuevos tratamientos para los pacientes con COVID-19. Igualmente, se han anticipado a los resultados buscando escalar la capacidad de manufactura para evitar que los países y pacientes se queden sin tratamientos.

Aunque todos estos procedimientos se han hecho en un tiempo récord, siempre se están manteniendo los estándares de seguridad y calidad. Por eso, la transparencia en las pruebas clínicas ha sido clave para todas las compañías, incluso si los resultados no son lo que se esperaba, “la industria no tiene ningún interés en aprobaciones de productos que no vayan a ser efectivos”, dijo David Ricks de Eli Lilly.

Todos los procedimientos se han hecho en tiempo récord, sin dejar ningún estándar de seguridad y calidad de lado, por eso durante el panel se hizo énfasis en la rigurosidad de las pruebas clínicas a pesar de la necesidad de entregar resultados rápidos durante la crisis. Los ensayos clínicos demostraron que algunos medicamentos que se creía que iban a funcionar, no resultaran útiles para curar el coronavirus.

Por ejemplo, los estudios alrededor de la hidroxicloroquina demostraron que no funcionaba para pacientes con COVID-19, al igual que la tocilizumab, que tuvo pocos efectos en los pacientes o actemra, que se utilizaba para pacientes con neumonía severa, pero no mostró resultados suficientemente buenos para los pacientes de coronavirus.

Estos ensayos clínicos han sido importantes para continuar probando otros medicamentos o intentar con una combinación de tratamientos, “aún estamos en una curva de aprendizaje, pero hemos avanzado mucho” dijo Thomas Cueni.

Tratamientos en camino

Los antivirales, los anticuerpos, el plasma convaleciente y los antiinflamatorios, son los tratamientos principales que están bajo estudio en este momento. Hay que recalcar que es importante tener múltiples opciones de tratamientos, ya que es un virus que se desconocía hace un año, por tanto no hay una solución que esté asegurada.

Por otro lado, el tratamiento de remdesivir es un antiviral que ya ha sido autorizado por algunos países como una terapia que acorta la recuperación de los pacientes hospitalizados por COVID-19, ya que inhabilita que el coronavirus se replique en el cuerpo humano. Con respecto a esto Daniel O’Day de Gilead explicó que remdesivir es “el resultado de décadas de inversión e investigación de antivirales”.

Para poder llegar a este punto, se necesitaron los resultados de tres pruebas clínicas en los que vieron resultados positivos significativos. A la vez, siguen haciendo 36 pruebas clínicas más en las que han buscado colaboraciones para “un enfoque de medicamentos combinados para potenciar el efecto en los pacientes”, contó O’Day.

Igualmente, Kenneth C. Frazier de MSD, explicó que están trabajando en una nueva medicina antiviral llamada MK-4482, en la que se encuentran en la fase II de los ensayos clínicos, con otros planeados para probar la medicación en pacientes de COVID-19 hospitalizados y en recuperación en sus casas.

En resumen, el progreso ha sido claro en estos últimos meses, pero también es importante tener en cuenta la necesidad de hacer dosis para todo el planeta, un punto en el que la colaboración será necesaria.

Alianzas para la manufactura

Durante el panel virtual fue claro que las compañías están dispuestas a apoyarse para el beneficio de la humanidad. Específicamente esto sucederá compartiendo la capacidad de manufactura para suplir la demanda mundial de medicamentos.

Roche, por ejemplo, tiene una de las capacidades más grandes para la producción de anticuerpos, “sería una tragedia si cada compañía se sienta en su planta cuando una compañía tiene un medicamento que funciona pero no puede producirlo”, anunció el Doctor Severin Schwan.

En esta misma línea, Bourla de Pfizer contó que aunque no se sepa si el tratamiento va a ser exitoso, es importante empezar la manufactura lo más rápido posible, ya que en caso de ser aprobado, va a haber tiempo ganado contra la COVID-19.

La manera en la que la industria farmacéutica está trabajando actualmente, ha demostrado la transparencia de los procesos y que su prioridad es el bienestar de los pacientes. El escenario más probable según los expertos, será que varios medicamentos se combinen para crear una barrera que el virus no pueda traspasar, por tanto, entre más colaboración y más opciones haya para combatir esta enfermedad, más pronto el mundo podrá salir de la crisis.

Comentarios

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit