La salud digital registra un récord de $ 3.1B en el primer trimestre

El sector de la salud digital recibió una infusión récord de efectivo de $ 3,1 mil millones de dólares en el primer trimestre de 2020, antes de que la economía se hundiera debido a los efectos de la pandemia de coronavirus.

La suma multimillonaria es mayor que la financiación total en el primer trimestre de cualquier año anterior, y el segundo trimestre más grande de todos los tiempos, según el fondo de riesgo de salud digital y la firma de investigación Rock Health.

Sin embargo, es poco probable que el optimismo de este arranque continúe en el resto de 2020. “Aunque parte del golpe económico se verá atenuado por la demanda de atención médica digital, no anticipamos que la actividad de inversión mantenga el ritmo de los niveles del primer trimestre en los próximos meses”, compartieron especialistas del sector.

Los inversores se mostraron optimistas con respecto a la salud digital a inicios de 2020, canalizando fondos récord al sector para culminar el período de financiación de 12 meses más sólido para el sector de salud digital, con $ 9.3 mil millones invertidos desde el segundo trimestre de 2019 hasta el primer trimestre de este año, de acuerdo con Rock Health.

La tendencia siguió con inversiones moderadas  en 2018 y 2019 Antes de la pandemia, el financiamiento de salud digital para 2020 estaba en vías

 de alcanzar un ritmo superior a los totales de 2016, 2017, 2018 y 2019, que ascendieron a $ 4,6 mil millones, $ 5,8 mil millones, $ 8,2 mil millones y $ 7,4 mil millones, respectivamente.

Una gran cantidad de nuevas empresas de salud digital han impulsado sus productos a raíz de la pandemia y el entorno normativo más amigable. Por ejemplo, la compañía de telesalud Doctor on Demand lanzó una herramienta de evaluación en línea para COVID-19 y la firma de datos Ambient Clinical Analytics una plataforma para que los hospitales amplíen las capacidades de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Sin embargo, las empresas emergentes son particularmente vulnerables a las fuertes recesiones económicas, y muchas han despedido empleados y han intentado recortar costos a medida que los ingresos se desploman. El nuevo coronavirus ha llevado a millones de estadounidenses al desempleo y ha llevado al mercado de valores a un período prolongado de volatilidad.

No está claro en qué medida COVID-19 afectará a la industria de la salud digital, ya que los vientos en contra podrían verse parcialmente compensados ​​por la creciente demanda de atención virtual a medida que los pacientes buscan cada vez más atención médica en el hogar.

La crisis de COVID-19 seguramente interrumpirá las cadenas de suministro, recortará las previsiones de crecimiento y suprimirá la contratación. Ocho de 12 inversores encuestados creen que las nuevas empresas de salud digital tendrán un “tiempo mucho más difícil” para recaudar capital en 2020 que en 2019.

De acuerdo con Rock Health, no hay un lado positivo en la pandemia del SARS-CoV-2 y la recesión económica que presagia, “sin embargo, el sector de la salud digital está en una posición única para enfrentar muchos desafíos actuales y futuros”.

Comentarios

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit