Editorial: Baja California, líder en Turismo de Salud y Bienestar en México

Una de las vocaciones de desarrollo económico de Baja California es sin lugar a dudas el Turismo de Salud y Bienestar, actividad ligada a los inicios de nuestra ciudad cuando en los años 30 recibía turistas internacionales que conjugaban su visita al famoso Casino de Agua Caliente e Hipódromo de Tijuana con las Aguas Termales. Casi 100 años después, estas actividades siguen interrelacionadas y han evolucionado a servicios mucho más complejos, sin embargo, aunque Baja California es el único estado que cuenta con una Política Pública en la materia desde el año 2015, los organismos de la sociedad civil, principalmente las organizaciones empresariales, no promueven ni se involucran con esta vocación.

 

Los inicios por promover y regular esta actividad se dan en el año 2001 después de los atentados a las Torres Gemelas en EE.UU., cuando se generó la primera gran crisis en el sector de servicios de salud privado, crisis que duró varios años hasta que paulatinamente se fue recuperando, a partir de ahí fue cuando algunos empresarios visionarios empezaron a buscar promover estas áreas, sin embargo, los intentos no fueron lo que se buscaba, ya que el sector salud privado carece de líderes empresariales y voces de cambio para incrementar la competitividad del sector.

 

A pesar de que el médico es un excelente profesional que se capacita todos los días, pocos llegan a ser empresarios, y los que llegan a serlo no buscan liderar la unidad de su sector, sino ir por sus propios intereses, lo cual es un grave inconveniente para buscar promover una vocación como la del Turismo de Salud y Bienestar en una región.

 

La Secretaría de Turismo de Baja California afirma que el Turismo de Salud deja una derrama económica superior a los 1,200 millones de dólares en servicios, y tiene la expectativa de que siga creciendo. Por otra parte, recientemente la firma DELOITTE realizó un Summit sobre Turismo Médico, donde se habló de que dicho sector en México generó una derrama de 3,500 millones de dólares, y de que Baja California lidera este sector, con lo cual se considera que la derrama actual en la entidad supera los 1,700 millones de dólares anuales. Aún así, consideramos que este dato sigue sin reflejar la realidad, ya que no se deriva de indicadores confiables, sino de estadísticas en servicios interrelacionados.

 

Pero si las expectativas son tan positivas, debería analizarse lo que realmente hace falta para apoyar a estos sectores, que ya están intrínsecamente relacionados y no se pueden analizar y estudiar por separado, sino como una sola vocación generada por la globalización.

 

Desde nuestro punto de vista, Baja California está en una posición envidiable para consolidar el Turismo de Salud y Bienestar por su ubicación geográfica y profesionales de la salud que destacan a nivel mundial, sin embargo, existe un gran rezago debido a que por sus limitaciones la Secretaría de Salud Federal y Estatal no han podido atender al sector privado. Secretarías como la de Turismo atienden este nuevo sector, sin embargo, se centran en la promoción no en la certificación y actualización del profesional de la salud, entonces si el gobierno por carga de trabajo no puede atender a este sector, ¿quién lo debería hacer?

 

En el Summit Turismo de Salud, organizado por Deloitte, la respuesta a dicho cuestionamiento fue la unión de organismos vinculados con el sector salud y turismo, lo que se conoce como “Clústeres”. El término Clúster se usa para definir a la agrupación o conjunto de empresas, marcas u organizaciones que suman fuerzas para aprovechar sus diferentes especializaciones con el fin de poseer ciertas ventajas sobre la competencia, así como reducir costes y mejorar su productividad.

 

Actualmente, existen en Baja California tres clústeres en el sector, dos en la ciudad de Tijuana y uno en la ciudad de Mexicali, dos de ellos están enfocados en la promoción de Baja California como destino del sector de Turismo de Salud y Bienestar. El tercero de reciente creación nace a raíz de la crisis ocasionada por el cierre de la Garita Internacional de San Ysidro en noviembre del 2018 debido a la caravana de migrantes que buscaba entrar a EE.UU. por la fuerza, este hecho generó en la frontera una crisis en el sector privado de la salud al registrarse cancelaciones de hasta el 80%. Desafortunadamente, no fue el único sector afectado, el restaurantero perdió en esa temporada más del 50% de sus clientes, y el sector hotelero sufrió pérdidas millonarias. Y no solo Tijuana sufrió este descalabro económico, sino también San Diego, pues ese mismo fin de semana se llevó a cabo el “Black Friday” en EE.UU. tras el que se reportaron por primera vez pérdidas millonarias en el condado debido al cierre de la frontera.

 

A consecuencia de esto, el Colegio Médico de Tijuana, presidido por el Dr. Abraham Sánchez Frehem, salió a los medios de comunicación a instar al gobierno federal, estatal y municipal a que hacer algo para remediar la crisis ocasionada por malas decisiones políticas que por desgracia afectaron fuertemente la economía de la Mega Región Baja California- California. Al no recibir una respuesta satisfactoria en tiempo y forma, nace el tercer Clúster que busca representar a todos los colegios y asociaciones del sector salud y de bienestar junto con empresas y proveedores afines, y los insta a hacer un frente común que represente los intereses de este sector y a buscar que la certificación y actualización sean su mejor carta de presentación.

 

Desde este editorial felicitamos al Dr. Abraham Sánchez Frehem por liderar esta iniciativa, que no se contrapone con las dos ya existentes, y si logra a través de esta nueva asociación civil denominada “Medical + Health Clúster AC” la representatividad que requiere el sector de Turismo de Salud y Bienestar en conjunto con los otros dos clústeres existentes, esta vocación no solo beneficiará a los profesionales de la salud sino a la comunidad donde radican.

 

En esta segunda edición de Medi.Travel, destacamos dos de las profesiones médicas que mas demanda el Turismo de Salud y Bienestar, la Cardiología y la Bariatría, y analizamos el papel que están jugando los brokers o facilitadores, y cómo algunos de ellos buscan generar ganancias a costa de promover un servicio sin las debidas medidas de seguridad, lo cual en lugar de beneficiar al sector a futuro lo puede perjudicar.

Comentarios

Otros Artículos

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

No event found!

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit