Farma en la era moderna: México – EE.UU

No es sorprendente que México y los Estados Unidos sean actores clave en la industria de la salud. Sin embargo, para que ambos países permanezcan a la vanguardia del sector en medio de crecientes desafíos como el envejecimiento de la población, epidemias de enfermedades transmisibles y no transmisibles, así como el aumento de los índices de cáncer, hoy como nunca la industria farmacéutica requiere de soluciones efectivas.

La industria farmacéutica fue creada para ayudar a la población mundial; pero, en realidad la industria misma necesita ayuda para proteger los derechos de los empresarios, científicos y consumidores. Es claro que la cooperación es necesaria para abordar problemas tan grandes con rapidez para que ambos países puedan solucionar el problema de farmacoresistencia y enfocarse en una estrategia binacional en la que tanto los gobiernos como su población tenga alcance a fármacos de nueva generación, así mismo soluciones que conlleven a la reducción de altos costos en R&D.

El PROBLEMA: Falta de confianza en la industria farmacéutica

LA ESTRATEGIA: Un cambio de imagen de la industria: Políticas Públicas para minimizar la corrupción, enfoque a la innovación productiva, crear plataformas digitales de intercambio de investigación clínica con organizaciones binacionales respetables e imparciales respaldadas por los gobiernos de ambos países que regulen la investigación binacional.

EL PROBLEMA: La renuencia a invertir en procesos de R&D increíblemente caros y gratificantes para medicamentos clave

LA ESTRATEGIA: Subsidios gubernamentales para R&D: con costos más bajos, las empresas estarían más dispuestas a asumir proyectos riesgosos pero importantes, se alentaría a las micro empresas a innovar sin importar la sombra de las macro empresas, e incluso reducirían el precio de venta final de los medicamentos en ambos países.

EL PROBLEMA: Desinformación sobre la industria
LA ESTRATEGIA: Un lanzamiento cooperativo de campañas para elevar el nivel general de conocimiento sobre la industria, y de los fármacos de nueva generación, remplazar medicamentos obsoletos debido a la farmacoresistencia, concientizar a los gobiernos sobre el costo beneficio de los nuevos medicamentos, e incentivar a la población para participar en investigaciones clínicas.

Estas ideas, junto con los incentivos gubernamentales adecuados, como la reforma de la política de patentes o una subasta de subsidios gubernamentales para empresas con investigaciones prometedoras, respaldan el crecimiento de una comunidad científica más amplia. Se debe alentar la colaboración binacional entre empresas para que el proceso de desarrollo de medicamentos se acelere sin eliminar el aspecto competitivo del mercado. Sobre todo, la prioridad siempre debe ser el bienestar de toda la población.

Comentarios

Otros Artículos

Síguenos en Facebook

Próximos Eventos

No event found!

Suscribete hoy

Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit